Search

Usos valorativos y expresivos del lenguaje

Updated: Jun 30





AUTOR: Grupo Filosofía y análisis de Granada


Usamos el lenguaje para hacer muchas cosas distintas. Si organizando un viaje a Andalucía decimos “Mojácar está más cerca de Murcia que de Granada”, estaremos describiendo cómo son las cosas, mientras que si recomendando qué disco de Bad Bunny es el mejor para iniciarse en su música decimos “YHLQMDLG define el punto en el que se encuentra la escena musical en 2020”, estaremos haciendo una evaluación. Determinar ante qué tipo de uso nos encontramos es indispensable si queremos caracterizar los desacuerdos públicos de forma no idealizada, y aquí la filosofía del lenguaje puede ayudarnos a esclarecer aquellos factores contextuales, tales como el estatus de las personas que participan en una conversación, que convierten un uso particular en descriptivo o evaluativo. Pero, además, los usos evaluativos del lenguaje son especialmente importantes para una filosofía que aspire a ser aplicada, pues su estrecha conexión con la acción los sitúa en el origen de cambios normativos que pueden dar lugar a formas particulares de injusticia, como veremos más adelante. En APPLY investigamos fenómenos que nos obligan a pensar en la dimensión evaluativa del lenguaje como los slurs, los dogwhistles o el lenguaje inclusivo.


Los slurs son un tipo de términos peyorativos que derogan a las personas en virtud de su pertenencia a un grupo social determinado. Desde la filosofía del lenguaje, podemos preguntarnos por los mecanismos lingüísticos que explican el potencial de los slurs para hacer daño. Según el tipo de mecanismo que postulemos, podemos argumentar que el uso de los slurs es siempre derogatorio, con independencia del contexto en el que se realice la proferencia. No obstante, la conclusión que saquemos de esta observación no tiene por qué ser una prohibición general del uso de estos términos, sino la constatación de que la proferencia de un slur siempre lleva asociado un coste moral que debemos asumir. En APPLY nos planteamos qué consecuencias pueden tener para el debate público las proferencias de slurs en contextos no controlados o en situaciones donde asumir el coste moral no está completamente justificado. Además de estudiar el efecto dañino de los slurs, también nos preocupa qué tipo de medidas de intervención podemos aplicar en el contexto lingüístico cuando hemos usado el lenguaje de forma ofensiva.


En sociedades caracterizadas por la aceptación generalizada de ciertas normas sociales de tolerancia, justicia e igualdad social, la violación de las mismas puede tener un coste social y político. Por esta razón, quienes pretenden acercarse a aquella parte del electorado que no comulga con estas normas sociales necesitan crear mecanismos de comunicación implícita que les permitan llegar a ella sin ahuyentar a esa otra que sí acepta tales normas. Dicho de otro modo, el lenguaje puede usarse con fines propagandísticos, como vehículo para transmitir simultáneamente información a distintos niveles: por un lado, se transmite una información accesible a toda la audiencia (audiencia general) y, por otro lado, mediante el mismo acto de habla, se transmite información accesible solo a un subconjunto de dicha audiencia (audiencia objeto). Este mecanismo de transmisión implícita de información se conoce como dogwhistle. Por ejemplo, el uso de la expresión “mena” tiene plausiblemente como objetivo implícito asociar “delincuencia” con “jóvenes magrebíes” y promover así el racismo de una parte del electorado español. Los dogwhistles son, de este modo, un tipo de discurso dañino (harmful speech). Sin embargo, a diferencia de los slurs, su carácter pernicioso no está convencionalizado, lo que los hace un fenómeno especialmente escurridizo para el análisis y políticamente peligroso.


El uso inclusivo del lenguaje es otra de las cuestiones a las que se puede dirigir el foco de la reflexión acerca de la dimensión evaluativa del lenguaje. La tesis de que lo evaluativo está estrechamente vinculado con la acción proporciona herramientas teóricas útiles para intervenir en aquellas prácticas lingüísticas públicas que perpetúan y fomentan la discriminación y la exclusión sufrida por ciertos grupos identitarios, como ocurre en el caso de los slurs y del uso ofensivo del lenguaje mencionado anteriormente. En concreto, individuar el significado evaluativo del lenguaje apelando a los compromisos conceptuales que alguien adquiere con su uso y a las acciones a las que estas relaciones conceptuales están ligadas permite hacer explícita la injusticia y la exclusión que se sigue del uso de determinadas expresiones en contextos particulares. Así, la distinción entre usos descriptivos y evaluativos del lenguaje permite explicar, por ejemplo, por qué términos como ‘extranjero’ aplicado a personas que huyen de la miseria de sus países de origen o términos como ‘alumnos’ aplicado a un grupo de personas de género diverso son imprecisos y excluyentes. El uso descriptivo del lenguaje, destinado a informar acerca de cómo son las cosas a nuestro alrededor, resulta yermo para esta tarea.


Si los usos evaluativos considerados contribuyen a configurar el panorama normativo de nuestras sociedades, el análisis filosófico de los mecanismos implicados en los usos evaluativos servirá para desarrollar estrategias de intervención en el caso de discursos públicos que, mediante esos usos, generan situaciones de injusticia. En concreto, APPLY se sitúa en la línea de las investigaciones recientes acerca de la injusticia epistémica surgidas a raíz de la publicación de Epistemic Injustice, de Miranda Fricker (OUP 2007). Fricker distingue dos formas de injusticia epistémica. Por un lado, se produce injusticia testimonial cuando el testimonio de alguien recibe, en virtud de su identidad social, menos credibilidad de la debida. Por otro, se produce injusticia hermenéutica cuando carecemos de los recursos conceptuales necesarios para explicar la experiencia de alguien, por razones estructurales y de tal modo que esa persona resulta perjudicada. Haciendo uso de la idea de resistencia epistémica introducida por José Medina (The Epistemology of Resistance, OUP 2013), APPLY investiga de qué modo los usos evaluativos del lenguaje contribuyen a generar situaciones de injusticia epistémica, con el objetivo de desarrollar estrategias comunicativas que corrijan las situaciones de injusticia generadas por estos usos.


(Nota: en la elaboración del texto han participado Llanos Navarro, José Ramón Torices, Alba Moreno, Eduardo Pérez Navarro y Manuel Almagro.



Publicaciones relacionadas con este texto:



Injusticia epistémica: Manuel Almagro Holgado

http://www.ceutaldia.com/opinion/mail-al-director/no-es-lo-que-dice-sino-quien-lo-dice/20180329102703177122.html


Lenguaje inclusivo y RAE: Manuel Almagro Holgado

https://ctxt.es/es/20180704/Firmas/20472/RAE-lenguaje-inclusivo-linguistica-femenismo-igualdad.htm


Knowledge affordances: Manuel Almagro Holgado

https://www.nuevatribuna.es/articulo/sociedad/knowledge-affordances-tejerina-saben-menores-andalucia/20181212133449158328.html


Creencias y resistencia al uso inclusivo del lenguaje: Manuel Almagro Holgado

https://ctxt.es/es/20190213/Firmas/24351/Manuel-Almagro-Holgado-tribuna-lenguaje-inclusivo-uso.htm


Desinformados y ofendidos: Manuel Almagro Holgado & Neftalí Villanueva Fernández

https://www.elsaltodiario.com/opinion/desinformados-ofendidos


Los silbatos para perros y el discurso nacionalista de Rivera: José R. Torices Vidal

https://www.nuevatribuna.es/articulo/espana/discursonacionalista-albertrivera-españaciudadana-ciudadanos-populismo-nacionalismo-rivera-arrimadas/20180527131936152346.html


Combatir estereotipos mediante el lenguaje inclusivo: José R. Torices Vidal

https://ctxt.es/es/20180725/Firmas/20863/Jose-Ramon-Torices-Vidal-lenguaje-inclusivo.htm

Quien teme al bulo feroz: José Luis Moreno Pestaña, Manuel de Pinedo, Neftalí Villanueva

https://theconversation.com/quien-teme-al-bulo-feroz-136867


Expertos: solo los míos son los buenos: José Luis Moreno Pestaña, Manuel de Pinedo, Neftalí Villanueva

https://www.sinpermiso.info/textos/expertos-solo-los-mios-son-buenos


El gobierno debe cambiar su estrategia de comunicación: José Luis Moreno Pestaña, Manuel de Pinedo, Neftalí Villanueva

https://www.elsaltodiario.com/coronavirus/gobierno-debe-cambiar-estrategia-debate-comunicacion-sobre-covid-19


Polarización afectiva: Ivar Hannikainen, Antonio Gaitán, Hugo Viciana

http://agendapublica.elpais.com/polarizacion-afectiva-entre-el-tribalismo-y-el-absolutismo-moral/



133 views
  • Black Instagram Icon

©2019 by Madrid Philosophy Network